Vital rompe con el estereotipo de la maternidad perfecta